El embargo ruso no cesa

A pesar de que Rusia ha aceptado y acatado las recomendaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC) mantiene, por razones políticas, su embargo a varios países, entre ellos, todos los Estados de la Unión Europea.

Es decir, que mantiene ilegalmente la prohibición de importar animales vivos y productos porcinos procedentes de la Unión Europea, como consecuencia de la presencia de la Peste Porcina Africana (PPA) en algunos territorios de la misma

Hay que recordar que, ante la aparición de brotes de Peste Porcina Africana en determinadas regiones de la Unión Europea en el año 2014, Rusia impuso restricciones a la importación de porcinos vivos, carne de porcino y determinados productos de porcino procedentes de la Unión Europea.

Ante esta situación, el día 8 de abril de 2014 la UE presentó una solicitud de celebración de consultas ante la OMC, dirigida a la delegación de la Federación de Rusia y al presidente del Órgano de Solución de Diferencias (OSD). Como consecuencia de esta acción, el día 19 de agosto de 2016 la OMC declaró que la prohibición rusa de importar porcinos vivos, carne de porcino y otros productos de porcino procedentes de la Unión Europea era ilegal, fundamentándose en las normas del comercio internacional.

El día 23 de septiembre de 2016 la Federación de Rusia presentó una apelación en relación con el asunto planteado por la Unión Europea. El día 24 de febrero de 2014, el Órgano de Apelación de la OMC confirmó que las prohibiciones rusas eran ilegales.

En la reunión del OSD celebrada el 19 de abril de este año 2017, la Federación de Rusia declaró que tenía la intención de aplicar las recomendaciones y resoluciones del OSD de forma compatible con las obligaciones contraídas en el marco de la OMC y que necesitaría un plazo prudencial a esos efectos. El día 2 de junio de 2017, la Unión Europea y la Federación de Rusia informaron al OSD de que habían acordado que el plazo prudencial para aplicar las recomendaciones y resoluciones del OSD sería de 8 meses y 15 días. Por lo tanto, el plazo prudencial expiró el 6 de diciembre de 2017.

El Gobierno ruso publicó el pasado día 6 de diciembre la decisión de aceptación del OSD de la OMC “DS475 Federación de Rusia – Medidas sobre la importación de cerdos vivos, carne de cerdo y otros productos porcinos de la Unión Europea”. Las autoridades competentes de la Federación de Rusia han aplicado las conclusiones pertinentes del OSD en su totalidad, de buena fe y dentro del plazo prudencial para la aplicación notificada al OSD. Continuarán supervisando la situación de la PPA en la Unión Europea junto con la evaluación de los riesgos de una mayor propagación de la PPA en la UE. El Gobierno ruso declaró que espera que la Unión Europea preste su colaboración plena con el Rosselkhoznadzor, sin impedir el acceso a los datos necesarios y la realización de inspecciones y controles con el fin de recopilar dichos datos.

Sin embargo, la realidad actual es que, de conformidad con el Decreto del Presidente de la Federación de Rusia de 6 de agosto de 2014 Nº 560 y de las Resoluciones del Gobierno de la Federación de Rusia de 7 de agosto de 2014 Nº 778, las importaciones de cerdos vivos (excepto los de pura raza y pedigrí) y productos porcinos de la Unión Europea y de aquellos países que decidieron establecer sanciones económicas a las personas físicas y/o jurídicas de la Federación de Rusia siguen estando prohibidas.

Es decir, que la situación sigue igual de estancada a pesar de todas las resoluciones y acuerdos mencionados.