Andalucía insiste en la importancia de vigilar las enfermedades transmitidas por animales o productos de origen animal

La Junta de Andalucía ha insistido en la importancia de la vigilancia y el control de las enfermedades transmitidas por animales o productos de origen animal, denominadas zoonosis, por medio de la dirección general de salud pública y ordenación farmacéutica de la Consejería de Salud y Familias, con motivo del Día Mundial de las Zoonosis 2021.

Esta efeméride se conmemora el 6 de julio de cada año, por parte de todas las instituciones de investigación y entidades no gubernamentales, en recuerdo a que el 6 de julio de 1885 Pasteur administró con éxito la primera vacuna contra la rabia, una grave enfermedad zoonótica.

En la actualidad más del 60% de las enfermedades infecciosas que afectan habitualmente a las personas proceden de animales o sus productos, según ha informado la Junta en un comunicado. Asimismo, el 75% de las nuevas enfermedades infecciosas que han afectado a las personas en los últimos diez años se originaron en animales.

Al año, más de 2,2 millones de personas mueren a causa de 13 enfermedades zoonóticas y son más de 200 las enfermedades infecciosas consideradas potencialmente amenaza para la salud humana, entre ellas, muchas de origen zoonótico.

Cada año aparecen cinco nuevas enfermedades humanas y tres de ellas son de origen animal, con lo que “pone de manifiesto la importancia de poner el énfasis en la vigilancia epidemiológica de estas enfermedades”. Su origen animal, su evolución, su amplia extensión geográfica y sus consecuencias han evidenciado la importancia del control de las enfermedades zoonóticas.

La Junta ha indicado que la pandemia mundial de la Covid-19 ha marcado “un antes y un después en el control de estas enfermedades”. La situación provocada por la crisis del coronavirus ha demostrado que “sólo con una perspectiva de trabajo en común se ha podido controlar esta pandemia y otras enfermedades”.

Se trata de un “desafío para el siglo XXI”, que se presenta como un “claro ejemplo de continuar poniendo en práctica el enfoque ‘Una Salud’ (‘One Health’)”.

La Junta ha asegurado que esta forma de combatir y controlar estas enfermedades ha resultado “eficaz y ha evidenciado la ingente necesidad de reforzar la colaboración entre salud humana, sanidad animal y medio ambiente, para prevenirlas representando uno de los grandes retos en los próximos años”.

Desde el servicio de vigilancia y salud laboral de la dirección general de salud pública y ordenación farmacéutica de la Consejería de Salud y Familias, se está desarrollando, en base a las evidencias
científicas, “un complejo trabajo de vigilancia y seguimiento de aquellas enfermedades zoonóticas que son de declaración obligatoria y otras consideradas emergentes, que exigen para su investigación y control cumplimientos de exigentes protocolos específicos para cada enfermedad”, ha destacado.

 

FIEBRE DEL NILO 2020

El brote de listeriosis ocurrido en 2019 o los recientes brotes de Fiebre del Nilo de 2020 han supuesto una “gran transformación en el sistema de vigilancia epidemiológica de Andalucía para el control de estas enfermedades” y, además, han contribuido a “establecer sólidos mecanismos de actuación rápidos y eficaces para su diagnóstico y seguimiento”.

En este sentido, los servicios de vigilancia y salud laboral, seguridad alimentaria y salud ambiental de la Consejería de Salud y Familias trabajan de forma conjunta en el enfoque ‘Una salud’, convencidos de ser la “única manera de controlar estas enfermedades”.

Prueba de esta colaboración es la publicación del ‘Acuerdo de formulación del plan estratégico andaluz para el control de enfermedades transmitidas por vectores artrópodos con incidencia en la salud’ en este año, así como la publicación y ejecución, en 2021 del ‘Programa de vigilancia y control integral de vectores de la Fiebre del Nilo Occidental’.

La importancia que la Junta le atribuye a la “refuerza el valor” de las actuaciones de equipos interdisciplinares integrados por epidemiólogos, médicos, veterinarios, farmacéuticos y biólogos, y su
papel en la investigación.

Es por ello que, con motivo del Día Mundial de las Zoonosis, desde la dirección general de salud pública y ordenación farmacéutica se recomienda continuar invirtiendo en enfoques interdisciplinarios, incluido el enfoque “‘Una sola salud’; seguir ampliando líneas de investigación científica sobre las zoonosis; concienciar a los ciudadanos sobre las enfermedades zoonóticas, e incentivar el cuidado de animales de compañía para prevenirlas; y fortalecer las prácticas de monitoreo y regulación asociadas con las enfermedades zoonóticas, incluso dentro del sistema alimentario.

Asimismo, se propone estrechar canales de comunicación con otras administraciones públicas y entes privados; asociaciones y colegios profesionales para mejorar la identificación de las enfermedades emergentes en la cría de animales y fomentar medidas probadas de gestión y control de zoonosis en la vida salvaje, y reforzar la formación continuada y las competencias científicas de todos los profesionales de la salud publica vinculados a este tema.