Las vigilias veganas

La práctica de las “vigilias veganas” ha salido publicada en los medios de comunicación. En ellas, los activistas “despiden” a los animales, les acarician, les dan de beber, etc., antes de su entrada en el matadero. Todo ello con el fin de, además de concienciar a más personas, grabar y subir estos momentos a las redes sociales.

Las vigilias veganas
Fuente: Libertad Digital.

 

Este tipo de “despedidas” pacíficas frente a los mataderos es una idea que nació en 2007 en Toronto (Canadá). Recientemente ha sido importada a España. En este escaso periodo de tiempo, los mataderos nacionales parece que se están acostumbrando a la presencia de estos activistas que esperan en sus puertas a primera hora de la mañana.

Hasta ahora, estas vigilias veganas se están desarrollado de manera pacífica, respetando el trabajo de los transportistas y trabajadores del matadero por un lado, y permitiendo estas “despedidas”, por otro. Es como si hubiera una especie de “pacto” no escrito entre los organizadores de las vigilias, los trabajadores del matadero y los camioneros para que todo transcurra sin altercados.

Mientras no molesten a la circulación de vehículos, ni a la operativa del matadero, no parece que estas prácticas puedan tener un reproche legal; otra cuestión pudiera ser el que den a los animales comida o bebida, ya que la misma debería estar controlada como parte de la trazabilidad en la cadena alimentaria.

 

Otra cuestión: los allanamientos

Otro cuestión diferente, son los allanamientos de domicilios de personas jurídicas, como pueden ser un local comercial, un establecimiento mercantil, un negocio o una granja, como por ejemplo, lo acontecido el pasado mes de abril en un matadero de Girona. Entonces, un centenar de personas se encerraron en el recinto durante varias horas y liberaron varios animales. Varias unidades de los Mossos d’ Esquadra se desplazaron hasta el lugar, primero para negociar que dejaran de ocupar las instalaciones y ante la negativa, romper las cadenas que ataban a los activistas y forzar el desalojo del matadero.

Frente a estas situaciones, se recomienda llamar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de la localidad correspondiente, evitando que el personal que trabaja allí entre en ningún tipo de confrontación con las personas que han ocupado el matadero, granja, etc.

En estos casos, a las personas que participan en este tipo de actividades, se les podrían atribuir delitos tales como allanamiento de domicilio de personas jurídicas, hurto, robo, atentado contra agente de la autoridad y resistencia a la misma, entre otros.

 

Defensa Ganadera
Despacho jurídico especializado