Hasta la patronal del jamón ibérico se confunde con sus etiquetas

  • La Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (Asici) la lía con los colores de los precintos del jamón en degustaciones en el extranjero

 

El etiquetado del jamón ibérico es lo que más confunde a los consumidores de este producto, según una encuesta publicada el pasado marzo por la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (Asici). La patronal del sector concluyó entonces que solo el 49% de los consumidores podrían diferenciar un jamón ibérico del que no lo es por su etiquetado, por lo que aconseja buscar el precinto de norma, que “es la mayor garantía”.

Pero la propia Asici contribuye a la confusión sobre el jamón ibérico, pese a ser la encargada de asignar los precintos o bridas de colores que sirven para diferenciar los diferentes tipos de materia prima con los que se elabora el producto, y además debe colaborar en la supervisión del cumplimiento de las medidas establecidas en la norma de calidad de este alimento cárnico curado. Así consta en el real decreto 4/2014, de 10 de enero.

La interprofesional del sector compartió en su cuenta oficial de Twitter, el pasado mes de junio, unas imágenes de una actividad de degustación de jamón ibérico en Roma, Italia, entre las que salta a la vista una irregularidad de etiquetado que pone en cuestión su labor de asignación de los precintos diferenciadores del producto. En la imagen se ve una pata de cerdo con una etiqueta de jamón de bellota 50% raza ibérica, y una brida de color negro.

No obstante, el precinto de norma –un elemento diferenciador que la misma Asici impulsó y consiguió en 2014– de un jamón de bellota 50% raza ibérica debe ser del color rojo, no negro. La brida negra es exclusiva del jamón de bellota 100% ibérico alimentado con bellota en la dehesa, mientras que la roja es la que deben llevar los jamones de bellota ibéricos que no son 100% de raza pero que sí se alimentan con bellota en la dehesa.

Desde la patronal han rebajado el asunto a un error anecdótico, culpa del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, “que nos pidió colaboración” con los jamones de la degustación en Roma, según el director de comunicación de Asici, Jesús Pérez Aguilar. “Nosotros mandamos todas las vitolas y ellos utilizaron la que no era. Evidentemente debe ser roja”, ha afirmado Pérez, que rechazó cualquier mala actuación de la entidad.

Asici también admitió el error en Twitter, tras interpelarle un usuario sobre el color de la brida, alegando que la equivocación es con la vitola promocional y no con el precinto, pues a su juicio se trata de un jamón de bellota 100% ibérico y no del 50% de raza como indica la etiqueta. Sin embargo, fuentes del sector ponen en duda que se trate del jamón ibérico de máxima calidad por la apariencia estética que tiene en las imágenes compartidas por la patronal.

La degustación en la capital italiana tuvo lugar este año, cuando sigue activo el programa “Ham Passion Tour 2018-2020”, una campaña para promocionar el jamón español en el extranjero dotada con 6 millones de euros en subvenciones de la Unión Europea y domésticas. Pero desde Asici desmarcan este acto de sus actividades y echan balones fuera, responsabilizándose únicamente del envío de las vitolas genéricas a Roma por solicitud del Ministerio, y poco más.

“¿Qué pasó? Cuando mandamos el producto nos dimos cuenta después de que había un error y una confusión con la vitola correspondiente”, ha explicado Pérez. “Es una acécdota. Nosotros no estuvimos allí haciendo el evento, y cuando pusieron la vitola (que no sé quién fue el que la puso) la pusieron de manera equivocada. No nos vamos a desplazar (a Roma) para eso únicamente”, ha añadido, explicando que no pueden “destinar fondos a eso”.

Consultado por este medio por el efecto que puede tener en la confianza de los consumidores el hecho de que la patronal del jamón ibérico no controle apropiadamente este tipo de situaciones, el director de comunicación de Asici ha asegura que “pueden confiar plenamenta” porque la entidad “es la primer interesada en poner en marcha este sistema de trazabilidad”. Pero ha defendido que “no podemos llamar al camarero (de la degustación en Italia) y decir ‘oye, que la vitola está mal’ “.

“No tenemos responsabilidad porque estábamos en Madrid. Normalmente vamos (a los eventos institucionales del jamón) pero cuando es en el extranjero no podemos destinar fondos a eso”, ha concluido Pérez.

Asici ignora el veto de la UE a su marca de ibéricos
En diciembre de 2018, Economía Digital informó en exclusiva de que la oficina de la propiedad intelectual de la Unión Europea había rechazado el registro de la marca “Jamones Ibéricos de España”, solicitado por Asici para promocionar la venta del jamón español al margen de las denominaciones de origen. “Induce al consumidor a error”, explicó la UE, y por lo tanto la marca “no es registrable”. “El uso de la marca colectiva solicitada inducirá al público a pensar que tiene un valor de sello oficial o de garantía, expedido por las administraciones públicas”, añadió la oficina el año pasado.

No obstante, la leyenda “Jamones Ibéricos de España” sigue presente en mucho material promocional de Asici, según consta en numerosas fotografías compartidas por la propia entidad de sus actividades en España y el extranjero. Pérez ha afirmado que han recurrido la decisión de la oficina de la propiedad intelectual de la UE y que por ello siguen utilizando la marca. “Todavía no hay una notificación oficial al respecto. No hacemos un uso comercial de la marca”, ha explicado.

“La única finalidad (de la marca) es que a la hora de hacer una campaña no tengamos que utilizar un acrónimo (Asici) que nadie conoce ni vincula con el jamón ibérico”, ha añadido Pérez. La creación de esta marca, en 2018, despertó opiniones negativas entre varios ganaderos que consideraron que el objetivo era crear un coladero para el producto de menor calidad. Asici, por ahora, ignora a la UE y no solo la utiliza en sus materiales promocionales, sino que ha convertido la marca en uno de sus hashtags (etiquetas) más utilizados en Twitter.