Denuncian una explotación ganadera en Becerril donde se hacinan decenas de terneros “en condiciones miserables”

Denuncian una explotación ganadera en Becerril donde se hacinan decenas de terneros “en condiciones miserables”

Ecologistas en Acción ha denunciado este martes una explotación ganadera en Becerril de la Sierra por las “condiciones miserables” en las que se hacinan decenas de terneros, que malviven sobre excrementos y purines “que además contaminan pastos y arroyos en un espacio triplemente protegido”.

En el término de Becerril de la Sierra, colindando con Colmenar Viejo, entre la carretera M-607 y el arroyo Navahuerta, se ubica esta instalación ganadera. El terreno está incluido en el Parque Regional de la Cuenca Alta del río Manzanares que además está declarado Reserva de la Biosfera y espacio protegido Red Natura 2000.

A pesar de la precariedad de las instalaciones y de la falta de medidas higiénico-sanitarias y de bienestar animal, se dedica al cebado de ganado vacuno para consumo humano.

“Varias decenas de animales se hacinan entre hierros oxidados. Pisan, duermen y comen sobre barro, excrementos y orines. Los lixiviados (líquidos que se filtran al terreno) contaminan los pastos que rodean la explotación. El agua de lluvia forma escorrentías que arrastra lodos y lixiviados que desembocan en el arroyo Navahuerta, tributario del río Manzanares, que discurre a escasos metros de la explotación”, señalan.

Estas condiciones en las que viven, casi medio centenar de terneros, a juicio de Ecologistas en Acción, vulnera las condiciones higiénico -sanitarias y de bienestar animal exigidas por la legislación vigente. Los animales no tienen lugares secos donde tumbarse, ni guarecerse de las inclemencias climátológicas, añaden.

Otra de las deficiencias graves detectadas por la organización es la falta de gestión del estiércol y purines y los lixiviados procedentes de estos. “Resulta inaceptable que en un espacios que cuenta con tres figuras de protección se permita contaminar el arroyo Navahuerta y posiblemente el río Manzanares, en el que desemboca”, apuntan.

Pero además este discurrir de aguas contaminadas supone, según denuncia Ecologistas en Acción, “un foco potencial de contagios de enfermedades a otro ganado o a animales silvestres”. Los purines deben almacenarse evitando filtraciones o deben ser recogidos por empresas especializadas. En ese caso los animales viven sobre su propio estiércol.

La organización verde no se explica cómo esta explotación ganadera pueda pasar las inspecciones y controles veterinarios regionales y contra y contar con la denominación de la Indicación Geográfica Protegida ‘Carne de la Sierra de Guadarrama’.

“Se supone que las explotaciones que cuentan con esta denominación reciben varias inspecciones al año y se debe acreditar que cumplen las condiciones higiénico -sanitarias y de bienestar de los animales exigidas por la legislación vigente. Es evidente que algo está fallando en el proceso de inspección, levantamiento de actas y concesión de autorizaciones”, indican.

Ganaderos de la zona llevan años denunciando el “inadecuado manejo que se hace en esta explotación, pero no parece que se tomen medidas para poner fin a esta situación”.

Por ello, Ecologistas ha presentado denuncia ante a la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Alimentación de la Comunidad solicitando que se gire visita de inspección, se compruebe la situación en la que se encuentran las instalaciones y se retire la calificación de cebadero. Al mismo tiempo se ha pedido al Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida ‘Carne de la Sierra de Guadarrama’ que inspeccione las instalaciones y se le retire la denominación con la que cuenta.