7/2/2018

Unas primeras reflexiones acerca del programa “Salvados”, emitido por La Sexta TV y referido al sector porcino español de capa blanca

Unas consideraciones iniciales muy importantes antes de entrar en las reflexiones: hablando en términos generales y apoyándonos en la experiencia que nos proporcionan casos anteriores similares (por ejemplo, el de la “vacas locas”) está demostrada la muy negativa repercusión que tienen las informaciones intencionadamente sesgadas o falsas, vertidas en los medios sociales de comunicación (TV, radio, periódicos, revistas de información general, etc.) o en las cada vez más importantes redes sociales, de forma incontrolada y manipulada, en la dirección “amarillismo”, en todos los temas relacionados con la alimentación y/o la salud, en el “consumidor medio” (aquél que no tiene una formación ad hoc acerca del tema).

La repercusión inmediata en el mercado suele ser sencillamente catastrófica. En efecto, en primer lugar, genera en él zozobra, miedo y una desconfianza totalmente infundada. El resultado inmediato es una afección negativa de la imagen de los productores, de los propios productos, de la cadena alimentaria, de sus ventas en el mercado interior, de sus exportaciones, de la “Marca España”, etc.

Vienen a colación estas reflexiones por lo sucedido con el programa “Salvados” de la cadena de televisión “La Sexta” del día 4 de febrero 2018 dónde el showman Jordi Évole (al cual, sea dicho de paso, la propia Comisión Europea le ha puesto en evidencia por mentir acerca de las muertes en el Mediterráneo y ha sido la propia Comisión quién le ha tenido que recordar que “se puede y se debe criticar...pero no se debe desinformar”) pretendió, sesgando totalmente la realidad global, poner “al pie de los caballos” al sector porcino de capa blanca español y a todo lo que el mismo supone para España.

En este contexto y en primer lugar debe tenerse en cuenta que el sector porcino español de capa blanca es técnicamente sencillamente ejemplar, tanto en lo que atañe a los sistemas de producción como a la técnicas aplicadas. Es un sector de actividad económica que una especial incidencia positiva sobre el bienestar animal y sobre el cuidado medioambiental (naturalmente, para llegar a esta situación de modernización ejemplar y ejemplarizante, los empresarios ganaderos han tenido que realizar, en los últimos 10 – 15 años, muy importantes esfuerzos especialmente en el ámbito del capital financiero y del capital humano).

Estoy en condiciones de garantizar estas afirmaciones porque no se olvide que la práctica totalidad de las granjas porcinas españolas se encuentran sometidas permanentemente a exhaustivos controles por parte de los ayuntamientos, de las distintas Comunidades Autónomas, del Estado y de la propia Unión Europea. Se trata de granjas que cumplen rigurosa y exitosamente con la normativa vigente en la Unión Europea (que es la más exigente del mundo en lo que se refiere a los temas de sanidad, de bienestar y protección animal y de cuidado y respeto medioambiental).

El resultado de todos estos esfuerzos ha sido, hasta el día de hoy, realmente fantástico.

El sector porcino español de capa blanca es, exponiéndolo de una forma resumida, un importante “motor” de la economía española (representando más del 14 por 100 del PIB industrial); es el cuarto productor mundial y el segundo de la UE-28; produce más de 4 millones de toneladas anuales de carne equivalente canal de alta calidad y con total garantía para los consumidores; exporta anualmente más de 1 millones de toneladas de todo tipo de productos cárnicos de una internacionalmente reconocida calidad a más de 23 países de todo el Mundo, y sus exportaciones, que gozan de un gran prestigio internacional, no dejan de crecer año a año consolidando y abriendo nuevos mercados; además, genera, directa e indirectamente, más de 2,5 millones de empleos (de ellos más de 200.000 directos).

Entonces la pregunta pertinente es ¿qué ha sucedido realmente en el mencionado programa?

En primer lugar, que el mencionado showman se ha confundido en el fondo y en las formas. ¿Por ignorancia? ¿Por mala fe? ¿Por ambas en busca del aplauso fácil de la ignorancia y del sensacionalismo y, con ellos, de la audiencia televisiva?

En segundo lugar, lo que se ha reflejado en el ámbito productivo no corresponde en absoluto a una granja sino que, como lo ha expuesto la propia firma implicada (por cierto, es una de las más admiradas y renombradas de nuestro país), El Pozo Alimentación: “se trataba de un área de recuperación sanitaria” (que es dónde se ubican los animales enfermos o con malformaciones para ser adecuadamente tratados y en caso de no haber solución técnica proceder a su sacrifico sanitario de acuerdo siempre con la normativa de la Unión Europea).

En tercer lugar, lo que han expuesto las personas (personal laboral) entrevistado no se corresponde en absoluto con el 99 por 100 de la realidad (excepciones, como en todos los colectivos humanos, también en el de los showmen, las hay o las puede haber), pero las múltiples inspecciones mencionadas también se ocupan del tema referido al capital humano. En mi opinión, en este aspecto el programa no sólo no se ajusta a la realidad global sino que busca descaradamente el “amarillismo vendedor” (cosa, por cierto bastante habitual en el showman Évole).

En cuarto lugar, los porcicultores y sus técnicos, llevan años trabajando arduamente, día a día, para reducir, en el ámbito sanitario, la aplicación de medicamentos a través de las mencionadas mejoras de la bioseguridad, de la prevención, de los sistema y de las técnicas (concienciando a la mano de obra, por ejemplo); perfeccionando, a través de grandes inversiones y de las aportaciones de la investigación de base y aplicativa, los alojamientos y de las instalaciones de las granjas porcinas (ello ha permitido, por ejemplo, reducir en un 80 por 100 el uso de la colistina partir de un programa de reducción voluntaria).

Y en quinto lugar, la cadena alimentaria, en este caso referida al porcino, es enormemente eficiente y eficaz en sus controles (a todos los niveles) con lo cual la bondad y la inocuidad de todos los productos del porcino blanco cuando llegan al “eslabón consumidor” (en realidad esto es aplicable todos los productos pecuarios producidos en las granjas españolas y en los eslabones de la cadena implicados) están garantizadas (aceptando, por supuesto, que el riesgo cero no existe).

En resumen: el mencionado programa se caracteriza por una total falta de objetividad y de veracidad. Su responsable, el tantas veces mencionado showman Évore, ha mostrado públicamente, en este caso, no sólo la más absoluta falta de conocimientos acerca del tema tratado (el porcino español de capa blanca) sino también una alarmante y altamente preocupante falta de ética y de estética profesionales.

Con ello, lo que lo ha conseguido fundamentalmente es dañar gravemente el prestigio con tanto esfuerzo ganado de nuestros porcicultores, el de nuestros excelentes técnicos, el de la propia cadena alimentaria y por lo tanto del propio entramado productivo de España (y de la “marca España”, claro), amén de generar una totalmente injustificada alarma social de dimensiones que hoy no se pueden aún valorar.

En definitiva, un programa, este programa de “Salvados” de la Sexta, que me genera (por expresarlo de una forma muy suave) una infinita vergüenza ajena (que es lo que uno siente cuando alguien hace algo muy mal y no se puede hacer nada por evitarlo, sintiéndolo en las propias carnes, pensando en que sentiría esta misma persona si tuviese la capacidad -que no es aquí el caso- de juzgarse a sí misma y juzgar el desastre generado) y, paralelamente, también me origina un enorme dolor profesional.

Dios mío ¡cuánta basura!

Carlos Buxadé Carbó.

Catedrático de Producción Animal.

Profesor Emérito.

Universidad Politécnica de Madrid.

Palabras clave: Salvados; La Sexta; Jordi Évole

Categorías: Porcino,Sanidad,Producción y manejo,Calidad y Seguridad alimentaria

Comentarios (13)

Rafael Alenda
8/2/2018

Carlos, amigo y colega del Departamento de la Escuela, darte las gracias por escribir lo que todos los profesionales pensamos. Es un honor para mi tenerte en el departamento, realizas una labor que pocos profesores la pueden realizar. La producción animal esta siendo atacada por los medios y sectores de presión en base a criterios sin base científica objetiva tus publicaciones y reflexiones son apreciadas.

Carlos Tabuenca
8/2/2018

Que extraño que a la "opinion publica" le dolieran el estado de los cerdos en un lazareto, pero no digan apenas nada de las condiciones laborales de los trabajadores autonomos. Explotados como "falsos autonomos" por sueldos de miseria de sol a sol.

Miguel Angel Aparicio
8/2/2018

Querido amigo Carlos, felicitaciones por tus excelentes reflexiones. No se puede banalizar sobre cuestiones tan importantes como el sector porcino, el bienestar animal, la calidad de la carne que se consume en España y en muchos otros países. Desgraciadamente por la experiencia se sabe que este tipo de actuaciones no responden a la ignorancia, la razón habría que buscarla en la otra posibilidad, ¿mala fe?, o quizás intereses ocultos. El título del programa y el título del reportaje, son bastante ilustrativos, si se analizan dan bastantes pistas. Saludos.

Joaquín Gómez Losilla
8/2/2018

Carlos, de acuerdo. Lo que pasa es que en los comentarios hay gente que no puede evitar irse por los cerros de Ubeda, o insultar al periodista , que es fácil. Sin embargo, yo, que conocí personalmente, como tú, a Pepe Fuertes y a Juan <Cánovas, no entiendo como sus sucesores no salieron a la palestra ,recibiendo personalmente al periodista y explicándole como funciona el sector y sus controles. En ningún momento hubo nadie para enseñar los controles sanitarios del matadero y se permite que alguien diga que comemos antibióticos cuando comemos carne de cerdo sin que se detallen los períodos de supresión y los controles de los mismos... En fín, Carlos, que hace falta mucha pedagogía, que es tu especialidad y no la hay y no se puede culpar solo al mensajero, que lo que hace es lo mismo que sus otros compañeros de otras cadenas a los que no se critica porque mienten sobre otros temas que agradan más al personal.

Ricardo Cepero Briz
8/2/2018

El muy sobrevalorado pseudoperiodista Jordi Evole produjo un programa sesgado desde el primer minuto, y donde algunos entrevistados como el Sr de Equo se permitieron disparates enormes ("80% de la carne son antibióticos") sin que nadie pudiese contestarles. Creo que no querer participar fue un error de la empresa y de la Interprofesional (entiendo su prevención a hacerlo, pero al final se queda como oscurantista, y por tanto culpable). Mayor error aún el de Evole en asumir todo lo que dicen los animalistas fanáticos, sin contrastar con especialistas, no ya de la industria, sino de Universidad o Centros de Investigación, o de Colegios de Veterinarios. Por cierto, patético el inspector veterinario vegano, y también embustero respecto a la supuesta habitual castración, y siempre a lo vivo, de las cerdas. Respecto a la granja, aunque fuese un lazareto, o quizá más aún por serlo, las condiciones de higiene y densidad eran manifiestamente mejorables, y esos cerdos con grandes hernias o abscesos, que no eran recientes, hace tiempo que deberían haber sido tratados o sacrificados. Eso también es verdad. Por último, Evole, aparte de su enfoque irresponsable y sesgado, ha cometido al menos dos delitos penados por la ley: 1) asaltar (en sus propias palabras) y forzar la entrada de una propiedad privada, y además accediendo él y sus amigos de Igualdad Animal sin ropa y calzado adecuados desde el punto de vista de la bioseguridad; y 2) grabar sin permiso y con micrófono oculto a un granjero, haciéndole hablar mediante subterfugios falsos, para después difundirlo en TV ante casi 3 millones de personas. ¿Nadie le va a pedir cuentas? ¿ la fe animalista lo justifica todo? Desgraciadamente parece ser que es así, por lo que es de esperar que en el futuro este individuo u otros similares repitan la jugada prescindiendo de cualquier atisbo de ética personal y profesional. El sector de la producción de alimentos de origen animal debería preparar estrategias adecuadas, pues vaticino que estas cosas van a ir a más en esta sociedad en la que vivimos cada vez más buenista e ignorante .

Santiago Vega
8/2/2018

En primer lugar felicitar al profesor Buxadé por su brillante exposición, una vez más, sobre el "programa" que tuvimos que ver en la cadena de televisión la Sexta, y lo que implican este tipo de guiños a la manipulación, el amarillismo, etc. Yo me sumo a la propuesta del profesor Muñoz Luna y añadiría, ¿Por qué no publicamos las marcas que apoyan con su publicidad el programa y firmamos para que o retiran su apoyo económico al programa y al Showman, vaya donde vaya, o dejamos de consumir sus productos?. Con la Salud Publica no se pueden cometer frivolidades como la que tuvimos que vivir el domingo, es un tema muy sensible y con una gran repercusión social. Un saludo

ramon moreno chueca
8/2/2018

Totalmente de acuerdo amigo Carlos con tus comentarios y reflexiones. El programa fué totalmente vergonzoso, con información sesgada y manipulada con un gran desconocimiento del sector por parte del Sr Evole que se considera "periodista de información". Información de que? Lo mínimo que puede hacer es enterarse previamente del sector y de como son las explotaciones porcinas y su funcionamiento así como de los mataderos. Ocasiona un gran perjuicio a la sociedad y consumidores por crear alarma injustificada. Simplemente no hay derecho y estos programas se deberían censurar previamente antes de su edición o es que solo buscan audiencia y sensacionalismo?.

Ela de Martín
8/2/2018

Me alineo con todos los que defienden la producción, transformación y venta de los productos agroalimentarios españoles. Me solidarizo con todos los que quieren que perdura la actividad en los pueblos españoles. Profesionalmente y desde 1978 me dedico a colaborar con los ganaderos porque soy veterinaria. Desde luego, la gente del campo es sufrida, trabajadora y si no del todo informada es porque los que cobran por informar promueven la desinformación. Los que cobran por legislar sudan leyes de mas de cien páginas cada decreto con que literalmente dejan a agricultores y ganaderos a merced de lo que puede sacar de esta "literatura" un voluntarioso empleado de la administración. ¡Y desde luego que lo hace! No hay granja sin dossier del impacto medioambiental. No hay granja sin verificaciones que se cumplen las leyes de bienestar de los animales y controles de los medicamentos y vacunas. Por favor, impidamos la desinformación. Por favor, preguntémonos el porqué se paga y divulga la desinformación! Productos agroalimentarios son perecederos, no pueden esperar hasta que pase "el susto", léase, malintencionado de turno.

María
8/2/2018

En relación a “se trataba de un área de recuperación sanitaria”, perdone que muestre mi desacuerdo con esta afirmación, porque si realmente era de recuperación sanitaria, las imágenes ofrecidas por el programa reflejaban la situación de animales con malformaciones, animales muertos comidos por otros, animales hacinados en condiciones sanitarias deplorables, resulta difícil que alguno de esos cerdos llegase a recuperarse sanitariamente. En relación a el personal laboral del matadero que aparecía en el programa le puedo asegurar que las condiciones descritas por los trabajadores son totalmente ciertas porque se aplican en otros mataderos, en concreto en el matadero avícola de Mélida (Navarra). Ruego contraste los datos antes de escribir el artículo.

antonio aran
7/2/2018

Como profesional del sector ganadero en el apartado de las instalaciones ganaderas, debo de expresar mi total y absoluta repulsa y rechazo al programa emitido por el "señor" Evole. A renglón seguido, comentar que, el sector pecuario de este nuestro país, y en concreto el sector porcino de cebo estabulado, ha desarrollado un perfeccionamiento en la trazabilidad del porcino por encima de la media europea, habiendo modernizado las instalaciones tanto de gestaciones, maternidades, destetes y granjas de engorde, en las cuales se han realizado profundas reformas de las mismas y diseñando nuevas granjas para cumplir con las exigentes directrices impuestas por la Unión Europea en cuanto a bienestar animal se trata. También se debe de dejar constancia de que las explotaciones ganaderas en general, son revisadas por los técnicos de la administración pertinente, para que esta legislación de bienestar animal, se cumpla en toda la extensión de las reglas establecidas, siendo, por ello, un despropósito la emisión de un programa televisivo, que además, nada tiene que ver con el sector agropecuario tan dañino como lo ha sido el emitido el domingo dia 4 de febrero de 2018. A la hora de buscar audiencia televisiva, hay otros temas de actualidad mas candentes e importantes socialmente, que la de tergiversar la realidad de un sector que genera un ingente montante económico y da trabajo a cientos de miles de personas tanto directa como indirectamente a diferentes sectores relacionados con el mismo.

juan ignacio vegas
7/2/2018

“Donde está la unidad, está la victoria” Esto lo dijo Publio. Lo que debemos hacer, como sector, es permanecer unidos y mejorar cada dia nuestra nuestras respectivas actuaciones para consolidar el liderazgo el sector porcino español.

Antonio Muñoz Luna
7/2/2018

Gracias querido Carlos por expresar con tanta brillantez lo que este "descerebrado" y malintencionado ¿¿¿periodista??? ha vomitado sobre nuestro sector. Creo que este tipo de ataques deben ser contrarestados con "cerebro" y no con el corazón que se nos altera ante tanta basura. En ese sentido, invito a todo el "sector agroalimentario" en general y al "agroprecuario en particular" a prescindir de utilizar los medios de comunicación a los que está adscrita la SEXTA y este energúmeno para pubblicitar sus productos. Porque mañana serán la conservas, la leche, los vinos,..., en deifnitiva cualquier tema al que se le pueda "hacer sangre". basta ya de financiar e idolatrar a "ignorantes" y a medios de comunicación que dan cobijo al "amarillismo" más nauseabundo. Este programa ha sidos no sólo un ataque al serctor porcino de capa blanca, sino también a las Admisnistraciones responsables de velar por la seguridad alimientaria en España y a las Universidades donde formamos a nuestros técnicos veterinarios. Sencillamente vergonzoso!

José Gómez
7/2/2018

Exactamente, prof. Buxadé, usted lo ha dicho: España. Ese es el problema. Y es que del que compadrea con Otegui no puede esperarse otra cosa. Y de la cadena de TV que lo cobija, rescatada por el gobierno del PP, acaso tampoco.

Los comentarios emitidos serán publicados tan pronto como sean aprobados por el moderador, que se reserva el derecho de eliminar cualquier texto que se pueda considerar ofensivo, en la forma o en el fondo. Hay muchas formas de expresar una opinión o de realizar un comentario. Muchas gracias.

Añadir un comentario:

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Comentarios (requerido)

Enviar